C/ Real 17 Palazuelos de Eresma (SEGOVIA) 40194
info@palazuelosdeeresma.es 921 44 93 54

La Cacera Mayor



Desde tiempos inmemoriales una acequia artificial trae el agua a los pueblos de nuestro municipio. Ya en 1400 existen documentos que hablan de la cacera, de sus usos y propiedades, de sus normas y repartos. Esta cacera fue construida por los habitantes de las poblaciones que se abastecen de esta agua, y que son San Cristóbal de Segovia, Tabanera de Monte, Palazuelos de Eresma, Sonsoto, Trescasas y La Lastrilla.
Es el río Cambrones, afluente del río Eresma que nace en “fuente del Cambrones”, en el puerto de Malangosto, quien dona el agua que la cacera distribuye. Esta empieza en la “presa madre”, en el paraje denominado “La Grajera” y discurre con dirección norte, atravesando los caminos de la Tejera y de Maderuelo, la vereda de los Pedrazanos, el molino de Gamones y la cañada real. Llega a “la Caseta” ya en término de Tabanera del Monte, desde donde se observa una impresionante vista de nuestros pueblos además de Segovia y sus alrededores.
En “La Caseta” existe una obra artesana realizada en granito que hace el reparto de aguas en dos: una conduce la tercera parte con destino a Palazuelos y Tabanera y la otra inicia un ramal con el resto del agua hacia las otras poblaciones.

Discurre por Tabanera hasta llegar a “Los Cepos”, obra realizada en granito y que es la que reparte el agua: 9 partes para Tabanera y 7 para Palazuelos, aunque de la parte de Tabanera, la tradición marca que los lunes se deje el agua de Agriones, que es el agua. que llevaba la cacera de Agriones hacia una pequeña aldea, que ya no existe, cercana a Sonsoto.

Esta cacera ha estado gobernada por dos representantes de cada población formando la Noble Junta de Cabezuelas, que coge el nombre del paraje donde se reunían, Las Cabezuelas. Esta comunidad repartía la cacera en 50 caces de los que 14 pertenecen a San Cristóbal de Segovia, 8 a Sonsoto, 7 a Trescasas, 5 a La Lastrilla y los ya apuntados de 7 a Palazuelos y 9 a Tabanera. Con esta proporción se repartían gastos de conservación y administración. Actualmente y con los mismos criterios gobierna la cacera en su parte entubada la Mancomunidad de Municipios de “La Atalaya” que desde 1987 tiene como fin único el de mejorar el servicio de abastecimiento de agua potable de los Municipios y barrios afectados.
Indudablemente los usos del agua de la cacera han variado y ahora la mayor parte es para el consumo y desde 1990 éste uso viene acomodado por un sistema de tuberías, es por ello que la limpieza de la cacera, tradicionalmente realizada en el último sábado de mayo está cayendo poco a poco en el olvido, además tampoco se respeta el cauce ecológico y en el verano incluso se seca.

Todos los últimos sábados de mayo, se reunían y se reúnen, pero ahora en muchísima menos cantidad, los vecinos de los pueblos para realizar la limpieza, siempre necesaria, de los dos quintos correspondientes, la suma de éstos es la parte proporcional de la cacera con respecto al número de caces. Era un día festivo donde se repartían los vecinos unos arriba, otros abajo, en busca de la cruz y la media luna que son las marcas que separan los quintos. Al encontrar estos símbolos, son remarcados con el azadón para dejar constancia de que ese quinto ya ha sido limpiado. Es significativa la simbología de la cruz y la media luna, dicen que es signo de convivencia entre culturas y religiones. Los componentes de la Noble Junta eran los encargados de limpiar el primer quinto, el que parte desde la “presa madre”. Después del trabajo los vecinos se juntaban en los alrededores de Gamones a disfrutar de las viandas y a participar en populares juegos de mesa. Al día siguiente era tradicional que la Noble Junta revisara los trabajos que habían realizado los vecinos.
La cacera es la obra publica más importante de nuestro municipio. Gracias al esfuerzo de nuestros antepasados, Palazuelos y Tabanera existen y ese esfuerzo no debe caer en el olvido. Desde las instituciones, asociaciones y vecinos debemos revitalizar ese sábado de mayo y celebrar la realización de esa obra con su cuidado y sostenimiento, incluso reivindicar el cauce ecológico que últimamente no se respeta. También debemos reivindicar en ese día la convivencia y hermandad entre los pueblos y revivir ese esfuerzo de gentes de distintos pensamientos con un fin común y solidario.

Este artículo ha sido realizado gracias a las aportaciones de los vecinos y del libro “Historia Jurídica y Social de Segovia”, escrito por D. Manuel González Herrero

 

Video de Tradiciones y Costumbres de Las Caceras Segovianas emitido por Canal 8 Segovia en Mayo de 2016

 

Compártelo... Compartir